Alacranes y arañas: picaduras en aumento

Desde la primavera se incrementan las picaduras de animales ponzoñosos. Las altas temperaturas, el aumento de las actividades al aire libre, incendios e inundaciones potencian el número de casos.

Durante los meses de calor, la vida de los alacranes y las arañas comienza a ser más activa, razón por la que se amplían las consultas por accidentes domésticos y laborales vinculadas a ellos. La peligrosidad de los cuadros ocasionados por las picaduras de animales ponzoñosos no radica directa y únicamente en el tipo de animal, sino que también depende de otros factores, tales como la cantidad de veneno inoculado, la existencia de alergias, la edad, peso y estado de salud actual del paciente. El veneno penetra siempre en el cuerpo, pero la aparición de síntomas dependerá de la susceptibilidad individual de cada persona.

Niños, personas mayores de 65 años e inmunodeprimidos (pacientes con diabetes, problemas cardíacos o enfermedades oncológicas, por ejemplo) son más susceptibles.

En el caso de las picaduras de arañas suele presentarse enrojecimiento, hinchazón y dolor alrededor de la picadura, pudiendo aparecer una ampolla o una pequeña protuberancia en la zona afectada. Si bien el grupo de arañas no venenosas es más frecuente, siendo sus picaduras inofensivas, las especies más peligrosas en Córdoba son la castaña domiciliaria y la denominada viuda negra. La picadura de ésta última provoca dolor generalizado en el cuerpo, calambres, temblores, espasmos, debilidad y agitación.

Por otra parte, las picaduras de alacranes (cualquiera sea su especie) son dolorosas y percibidas como un dolor punzante. Los síntomas generales incluyen náuseas, vómitos, palidez, hipotermia, aumento de las secreciones, hipo o hipertensión, y aumento o disminución de la frecuencia cardíaca. En cuadros graves puede presentarse arritmia, convulsiones, insuficiencia cardíaca y edema agudo de pulmón. En todos los casos es importante el control médico para brindar seguimiento a la evolución del cuadro.

Si bien los episodios que pueden generar estos síntomas suelen alarmarnos, es importante aclarar que es posible prevenirlos y tratarlos. Algunos consejos generales para evitar picaduras de estos animales ponzoñosos son: mantener limpio el hogar y libre de malezas alrededores, revisar la ropa y calzado antes de ser utilizado, colocar burletes en puertas y ventanas con espacios de luz, separar las camas de la pared, utilizar telas mosquiteras y metálicas en resumideros, no caminar descalzo, no introducir manos o pies en lugares peligrosos, huecos de árboles, cuevas, nidos, etc.

Ante un accidente de este tipo…

¿Qué debo hacer?
-Retirar anillos, pulseras, zapatos y otros accesorios que puedan comprimir la zona.

-Lavar la zona con agua y jabón.

-Inmovilizar el miembro afectado.

-Colocar hielo para calmar el dolor y retrasar la absorción del veneno.

-Dirigirse urgente al centro asistencial más cercano.

-Si resulta posible y sin exponerse a riesgos de picaduras, llevar el alacrán o araña para ser identificado y agilizar el diagnóstico.

Las primeras medidas del equipo de salud ante la confirmación de uno de estos consistirán en realizar un electrocardiograma y un análisis de laboratorio completo, colocar analgésico, mantener al paciente en observación en el Servicio de Guardia por 6 horas y, de requerirlo, suministrar el antiveneno, en lo posible antes de las 2 horas de producida la picadura. Para la fabricación del antiveneno se necesitan los alacranes o las arañas vivas, las cuales son enviadas al Instituto Nacional de Producción de Biológicos en Buenos Aires. Allí se procede a extraer el veneno del aparato inoculador de los animales en cuestión y se realiza el suero específico, el cual se distribuye a todo el país a través del Área de Epidemiología del Ministerio de Salud de la Nación a Epidemiología de la Provincia, y ésta a los Centros de Toxicología y lugares con mayor casuística.

¿Qué NO debo hacer?
-No realizar incisiones o cauterizaciones en la zona afectada.
-No hacer torniquete.
-No colocar kerosene, alcohol y otros.
-No succionar con la boca la zona afectada.
-No administrar medicación.

Cuando únicamente existen signos locales no siempre es precisa la internación del paciente ni el uso de antídotos. Ante la confirmación de una picadura o mordedura de animal ponzoñoso es necesario dirigirse a un centro médico para realizar su evaluación y control.

Fuente: Cadena3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Sanrafaelino

Noticias de San Rafael Mendoza

El Sanrafaelino

Comunicate con la producción:
Tel./WhatsApp: +54 9 260 480-7320
Director: Fabián Segura
Puedes reportar una noticia, anunciar en nuestro sitio o bien para consultas generales.