Colón le ganó con claridad al Rojo y jugará la final con Racing

El Sabalero se impuso a Independiente con autoridad en San Juan: lo ganó con un penal del Pulga Rodríguez y una gran definición de Pierotti tras un contragolpe. El viernes a las 19 se medirá con la Academia.

Hubo un equipo que estuvo a la altura de las circunstancias. Y otro que, a pesar de haber hecho una campaña aceptable en un marco en el que se le presentaron muchas situaciones adversas, no dio las respuestas que se esperaban en un encuentro decisivo. Colón avanzó a la final de la Copa de la Liga porque dio la talla y fue mejor que Independiente desde todas las variables que se pueden medir en un partido: fue más punzante, más inteligente, más contundente, se impuso con claridad en el duelo estratégico e incluso contó con los seguros guantes del arquero Burián en los momentos en los que la cornisa se mostró algo resbalosa. El Sabalero no patinó, mostró autoridad y escribió una página que, independientemente de cómo termine esta historia el viernes contra Racing, ya merece un lugar muy destacado en la historia del club.

Eduardo Domínguez, el arquitecto de este conjunto que finalizó primero en la Zona A y venía de eliminar a Talleres por penales, es un entrenador que conoce muy bien a Julio Falcioni, quien influyó en su formación . El técnico de Colón le tiró el espejo por la cabeza al Emperador: apostó por una propuesta similar a las que ha tenido el DT de Independiente a lo largo de su carrera. Colón fue un equipo que encontró en el juego directo una vía para generar peligro ante un adversario que nunca se sintió cómodo. Bernardi, el encargado de crear juego, también tapó bien a Lucas Romero para entorpecer la salida del Rojo y cortar su juego desde la raíz. El equipo de Avellaneda salió con un esquema flexible: un 4-1-4-1 que mutaba a un 4-3-3 cuando el conjunto quedaba en situación ofensiva. Asís, lateral derecho por naturaleza, arrancó jugando por el centro en la mitad de la cancha y con perfil cambiado, por lo que se sintió muy incómodo. Palacios y Roa comenzaron recostados sobre las bandas. Lo cierto es que ambos se perdieron en esa función ya que no generaron juego y tampoco mostraron aptitudes para la marca, por lo que el equipo solía quedar descompensado ante la pérdida. Cuando el Rojo tenía la pelota, ambos debían correrse hacia el centro para asociarse y crear, pero cuando la perdía se veían obligados a tirarse a los costados y retroceder para tapar las bandas, algo que el adversario supo aprovechar para lastimar de forma constante con sus transiciones rápidas.

La receta de Colón fue tan simple como acertada: salir a velocidad crucero tras cada recuperación y cortar con infracciones sistemáticas cada avance de Independiente. Fueron 12 las faltas que los jugadores del Sabalero que cometieron los jugadores del conjunto de Santa Fe en la primera etapa contra cuatro del Rojo.

Una vez que se puso en ventaja con un penal cometido por Insaurralde que el Pulga Rodríguez ejecutó con clase, Colón empezó a contar con más espacios y pudo adoptar un rol en el que se siente cómodo: salir de contragolpe. Independiente, que se vio obligado a asumir el protagonismo, tuvo que ponerse un traje que le quedó grande porque le sobraba tela por todos lados. El Rojo tuvo apenas un lapso de 20 minutos en el que empujó al conjunto de Domínguez, pero no pudo vulnerar al seguro Burián. El Sabalero, un equipo que se sostiene en el colchón de una idea clara y que cuenta con la jerarquía de un Pulga Rodríguez que aparece en los cruces más importantes, está a un paso de llegar a lo más alto. Los aplausos igual ya se los ganó.

Fuente: Olé

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Sanrafaelino

Noticias de San Rafael Mendoza

El Sanrafaelino

Comunicate con la producción:
Tel./WhatsApp: +54 9 260 480-7320
Director: Fabián Segura
Puedes reportar una noticia, anunciar en nuestro sitio o bien para consultas generales.