El curioso método de Fernanda Iglesias para adelgazar: bajó 10 kilos

El curioso método de Fernanda Iglesias para adelgazar: bajó 10 kilos

La periodista compartió su alegría con sus seguidores y la manera de cómo logró adelgazar. Además, le dedicó un irónico mensaje a los nutricionistas.

¿Cuál es el mejor método para adelgazar? La pregunta se la hacen a diario miles de personas. Y tiene tantas respuestas como variantes: cambiar la alimentación, hacer ejercicio, tomar pastillas, ponerse parches, someterse a cirugías u otros tratamientos invasivos, probar con electrodos y muchísimas más. Cada cual prueba con la que puede y, si el resultado es satisfactorio, en general lo comparte para que otros también se beneficien.

Así anunció la periodista que logró adelgazar 10 kilos.

El caso de Fernanda Iglesias es uno de los claros ejemplos: bajó 10 kg y publicó una foto en sus redes sociales, donde se la ve muy feliz y disfrutando de su nueva figura. por supuesto que de inmediato muchos le consultaron acerca de cómo hizo, y ella explicó su tratamiento.

«No es presencial, es por WhatsApp, es virtual», sorprendió. Y amplió: «Tengo un grupo en el que todas hacemos dieta y nos soportamos todos los días con nuestros pesos, las comidas que comemos y fotos. Es una contención de grupo, en el que hay una coach y nos va ayudando. Nos orienta con el tratamiento, qué hacer si estás estancada, si estás enojada porque no bajás. Siempre tiene una respuesta para todo y te sostiene. Yo no lo podía hacer sola, necesitaba a alguien y lo encontré acá. Me sentí re acompañada, cada chica va contando su experiencia y nos vamos sosteniendo unas a otras», contó en una nota con CiudadMagazine.com.

«La dieta te la hace una nutricionista, no es la misma chica que Nora, que es la coach. La nutricionista vino a mi casa, le conté mis horarios y me explicó cómo tenía que medir los alimentos porque es muy estricto. Son mil calorías por día y tenés que saber qué cantidad de verdura, de fruta y de proteínas. Es milimétrico. Es un plan que tiene desayuno, almuerzo, merienda y cena. No hay picoteo, no hay colación, pero no pasás hambre, está muy bien regulada. Es una dieta con todos los nutrientes, que te da mucha energía», agregó.

Además de disfrutar con su nueva figura, la panelista atacó a algunos nutricionistas.

Sin embargo, y fiel a su estilo polémico y frontal, la periodista tuiteó contra los nutricionistas, ante algún cuestionamiento que recibió por su dieta. «La envidia que le da a los nutricionistas no ser los que lograron hacerme bajar de peso, me da un poco de ternura. No sean tan obvios, chicos. No se pongan a criticar el éxito de otro. Laburen y punto».

Con respecto a la manera en que fue modificando sus hábitos, Iglesias reconoció que no le resultó nada fácil. «Al principio fue complicado porque dejás de comer harinas. Fue muy gradual. Si vos hacés bien las cosas, te tiene que ir bien. Peso la comida, es un nivel de exigencia grande. Si tenés una salida, comés antes o vas y disfrutás de otras cosas. Hice muchas notas y me citaban en una cafetería, y yo miraba la decoración. Descubrís que hay otras cosas para mirar más allá de la comida. La gente que es flaca no está pensando en la comida todo el tiempo. Es difícil, pero se puede».

Además, la periodista hizo un repaso de lo que come durante el día: «Solo una rodaja de pan negro por día o dos galletas de arroz, pero yo no las como. Y empezás a comer frutas, verduras y proteínas. A la mañana, como una fruta con café con leche y listo. Pero ahora que enganché el ritmo, si no como fruta me desespero. No es de un día para otro, pero estaba muy decidida a entrar en el tratamiento. Si vas a una fiesta, tomás gaseosa light y listo. En el medio me fui a Europa de viaje y por tres semanas no hice la dieta, pero me mantuve en 61 kilos y medio», destacó.

Por último, le confesó al portal que es consciente que la parte más difícil la va a tener a partir de ahora: mantener el peso. «Ahora viene la parte más complicada porque bajar no es difícil, lo difícil es mantenerse. Ahora cambio de plan a uno de mantenimiento, pero no sé cómo es porque no comencé todavía. Lo que tendría que hacer ahora es empezar actividad física, que nunca hice porque odio hacer gimnasia. La única actividad física que hice en estos meses fue en vez de ir a la farmacia de la vuelta de mi casa, iba a la que está a 10 cuadras. Buscaba cambiar esas pequeñas rutinas», reveló.

Fuente: Clarin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *