El debate por las terceras dosis: qué hará el Gobierno con un “sobrante” de 50 millones de vacunas

Entre lo que resta de este y el próximo año se prevé que llegarían al país unos 107 millones de sueros; la mitad, para terminar los esquemas de vacunación de la población.

En el seno del Ministerio de Salud hay voces a favor y en contra. Lo mismo ocurre entre los infectólogos que asesoran al Gobierno en materia sanitaria. La posible aplicación de una tercera dosis de la vacuna contra el COVID-19 genera diferencias marcadas y un debate que promete largas jornadas de análisis.

Pero lo cierto es que más allá de que en la Casa Rosada aseguran que la prioridad por estos días es completar los esquemas de vacunación y que el propio ministro de Salud bonaerense Nicolás Kreplak haya planteado que aplicar terceras dosis “no parece una realidad que haya que llevar adelante”, en la intimidad de la oficina de Carla Vizzotti ya comenzaron a diagramar cómo será este refuerzo que podría destinarse al personal de salud y persona inmunocomprometidas.

Un número deja al desnudo que el Gobierno se prepara para otorgar una tercera dosis, sea eso a finales de 2021 o en 2022: el enorme stock de vacunas que quedarán disponibles para aplicar una vez que se terminen de inmunizar a los adultos mayores e incluso a los adolescentes con y sin factores de riesgo.

Según cálculos de TN.com.ar en base a los contratos ya firmados y los acuerdos de compra que anunció el Gobierno, el país aún debe recibir entre lo que resta del año y la primera mitad de 2022 unas 107.000.000 dosis, que se sumarán a los 43 millones de sueros que ya arribaron a la Argentina.

Las vacunas que aún no llegaron

  • 5,5 millones de Sputnik V, componente 1 (Fondo Ruso de Inversión Directa).
  • 12 millones de Sputnik V, componente 2 (Fondo Ruso de Inversión Directa).
  • 12 millones de dosis de AstraZeneca/Oxford (AstraZeneca UK Limited).
  • 16 millones de Sinopharm.
  • 20 millones de Pfizer.
  • 20 millones de Moderna.
  • 5,2 millones de dosis de CanSino.
  • 10 millones de Covaxin (laboratorio indio Bharat Biotech).
  • 7 millones de dosis del mecanismo COVAX.

Con esta importante cantidad de dosis, el Gobierno incluso podría vacunar -en un hipotético y ficticio escenario- a toda su población, que de acuerdo a las estimaciones del INDEC para 2021 asciende a 45.808.747 ciudadanos, los que requerirían 91.617.494 dosis para completar ambos esquemas.

Si se tiene en cuenta que el Ministerio de Salud de la Nación ya suministró -al cierre de esta nota- 36.104.642 sueros en el país, restarían 55.512.852 inoculaciones para inmunizar por completo a toda la Argentina. Una vez que eso ocurra, el sobrante sería de más de 51 millones de dosis. “La verdad es que se va a aplicar una tercera dosis, quizás en población de riesgo. Tal vez antes tengamos otras discusiones sobre cómo vacunar a los menores y el pasaporte sanitario, pero va a ocurrir”, reconocen fuentes calificadas.

El escenario actual plantea que la población mayor de 18 años a vacunar asciende -de acuerdo al plan estratégico oficial- a 24 millones de personas, para los que se planificó unas 54 millones de dosis considerando un esquema de dos sueros con una pérdida del 15%. Para terminar de inocular con esquemas completos a este grupo, restarían unos 19 millones de sueros. De esta forma la Casa Rosada culminaría con su objetivo primario. Solo en agosto llegarán 8 millones de Sinopharm.

Una trabajadora de salud coloca una vacuna AstraZeneca en un centro de salud en Buenos Aires, el martes 27 de julio de 2021. (AP Foto/Víctor R. Caivano).

El stock luego permitiría continuar con los menores de edad con y sin factores de riesgo, para los que ya se utilizan las dosis de Moderna donadas por los Estados Unidos y los que, además, tendrán a disposición -si el Gobierno así lo decide- los sueros de Pfizer.

Luego, en 2022, llegarán más vacunas de Moderna en el marco del contrato por 20.000.000 de dosis. “Entendemos que las de Moderna serán utilizadas en buena medida como terceras dosis”, reconocen en Salud.

Funcionarios del Gobierno reciben dosis de las vacunas contra el coronavirus. Créditos: NA.

El importante stock de vacunas que quedarán disponibles para aplicar hace que funcionarios de Salud deslicen ante la consulta de TN.com.ar la posibilidad de que el país desista de algunos de los acuerdos ya apalabrados. “Covaxin no creo que llegue. Ya tenemos muchas vacunas, no lo veo seguro. También podemos solicitar a ciertos laboratorios que entreguen menos de lo pactado”, dice una importante integrante de la cartera de Salud, que luego despotrica contra uno de los acuerdos: “Nos falta COVAX, pero la verdad que no tenemos seguridad de nada. Lo de COVAX la verdad es una vergüenza”.

La frase de la funcionaria no es menor. Es que el país ya le pagó más de 31 millones de dólares por adelantado a ese mecanismo. El jueves pasado, la ministra Carla Vizzotti se encargó de aclarar que “no se rescindirá ningún contrato”. Algunos de sus funcionarios no dicen lo mismo puertas adentro.

“Estamos en constante análisis y observamos las posturas de Estados Unidos y Europa al respecto y también las de países como Uruguay e Israel que decidieron avanzar en la cuestión. Entendemos que probablemente un grupo estratégico de personas sí lo requiera”, aseguró a este medio un importante funcionario de la cartera de Salud.

Por el momento la Organización Mundial de la Salud (OMS) planteó reparos sobre la cuestión. Entienden que la prioridad de los países debe ser completar esquemas de vacunación para frenar la circulación viral, pero lo cierto es que además de Israel, países como Uruguay y Chile ya tomaron la decisión de aplicar terceras dosis. Que naciones de la región lo hagan ejercerá, indefectiblemente, presión sobre la Casa Rosada.

Fuente: TN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Sanrafaelino

Noticias de San Rafael Mendoza

El Sanrafaelino

Comunicate con la producción:
Tel./WhatsApp: +54 9 260 480-7320
Director: Fabián Segura
Puedes reportar una noticia, anunciar en nuestro sitio o bien para consultas generales.