El mundo compromete más de mil millones para evitar la hambruna afgana

La comunidad internacional se reúne para recabar fondos de urgencia el mismo día que Islamabad reactiva sus rutas con Kabul

Casi doblaron las expectativas. La conferencia de donantes que auspició este lunes la ONU consiguió comprometer 1.100 millones de dólares (930 millones de euros), frente a los 606 que había pedido su Secretario General para ayudar a los 14 millones de afganos que, según el Programa Mundial de Alimentos, están «al borde de la inanición». El éxito da un respiro a una población temerosa que ve, en el restablecimiento de ciertas conexiones aéreas, una posible vía de huida del país.

Pakistán se ha convertido en el primer país en reintroducir sus rutas regulares con Kabul desde el fin de las evacuaciones, el 31 de agosto pasado. Aunque pequeño, este primer paso para recuperar la normalidad en el aeropuerto internacional de Kabul supone un soplo de esperanza para quienes no pudieron salir del país entonces. La comunidad internacional espera que los talibán cumplan con su promesa de dejar abandonar Afganistán a quienes así lo deseen, huyendo de la crisis humanitaria.

El tren de aterrizaje del vuelo 6429 de Pakistan International Airlines (PIA), procedente de Islamabad, tomó tierra a primera hora de la mañana. Operarios qataríes y turcos, a cargo de la torre de control y la terminal fruto de un acuerdo con los fundamentalistas, facilitaron la llegada a la capital afgana de su pequeño pasaje, formado mayormente por periodistas. Pocos minutos después, el mismo Boeing 777 despegó de vuelta con un grupo de empleados del Banco Mundial a bordo.

No es el primer vuelo cargado de civiles que ha aterrizado en Kabul en las últimas dos semanas. Varios países del Golfo Pérsico, entre ellos Qatar, enviaron ayuda humanitaria a Afganistán por su principal aeropuerto. Este también se ha usado para la recepción de vuelos comerciales procedentes de otras ciudades afganas. Aparte, los talibán permitieron el despegue de dos vuelos con destino a Doha cargados con docenas de ciudadanos extranjeros y afganos, tras una intensa presión de EEUU.

Fuentes de PIA aclararon a la agencia Reuters que este era un «vuelo comercial especialmente fletado», pero hecho con la vista puesta en recuperar por completo la ruta a corto plazo. «Esperamos poder restablecer por completo las operaciones pronto», dijo Arshad Malik, jefe de operaciones de la aerolínea, en un comunicado. Cuentan con el respaldo total de los talibán. «Agradecemos este gesto de Pakistán y urgimos a la comunidad internacional a reconstruir Afganistán», instó su portavoz.

Numerosos países se reunieron este lunes para recabar fondos de urgencia con los que paliar el desastre humanitario que se avecina, acrecentado por las consecuencias del cambio de Gobierno, la pandemia y la caída global de las donaciones. Durante el encuentro, auspiciado por la ONU, algunos de sus participantes alertaron de las promesas incumplidas por los talibán. La alta comisionada de Naciones Unidas para los DDHH, Michelle Bachelet, fue de las más duras con los islamistas.

En su ponencia, Bachelet aseguró que en un mes bajo control talibán «las mujeres han sido progresivamente excluidas del espacio público». Añadió que el país se adentra en una «nueva y peligrosa fase», con unos líderes desconectados entre sus promesas y sus acciones. Asesinatos de ex miembros de las fuerzas de seguridad afganas, redadas en domicilios señalados, detenciones arbitrarias y desapariciones forzosas son otras de las denuncias que los talibán ya tienen en su haber.

El secretario de la ONU, António Guterres, cifró en 606 millones de dólares (513 millones de euros) la cantidad requerida para asistir hasta finales de año a once millones de personas en necesidad urgente. La mayoría de la ayuda acabará, previsiblemente, en manos del Programa Mundial de Alimentos. La sequía sufrida este año, y la consecuente escasez de cultivos, es una de las principales amenazas que se ciernen sobre una población que cuenta con cientos de miles de desplazados por la guerra con los talibán.

«A los talibán les pedimos que respeten los derechos humanos básicos, particularmente los derechos de las mujeres y las niñas», declaró durante la conferencia de donantes Heiko Maas, ministro de Exteriores y delegado de Alemania. El político habló de una «obligación moral» de seguir ayudando al pueblo afgano, lo que podría traducirse en un «aumento significativo» de su ayuda humanitaria para Afganistán. El teutón dijo que la postura talibán respecto a los DDHH determinaría sus relaciones bilaterales.

Fuente: El Mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Sanrafaelino

Noticias de San Rafael Mendoza

El Sanrafaelino

Comunicate con la producción:
Tel./WhatsApp: +54 9 260 480-7320
Director: Fabián Segura
Puedes reportar una noticia, anunciar en nuestro sitio o bien para consultas generales.