El nuevo gabinete: Manzur hace madrugar a los ministros y Alberto Fernández evita la autocrítica

El hasta hace poco gobernador de Tucumán comienza mucho más temprano, lo que se lee como una crítica velada a Cafiero. Mientras tanto, el Presidente asegura que escuchó el mensaje de las urnas, pero omite el mea culpa.

A una semana del relanzamiento político de la gestión del presidente Alberto Fernández y de la campaña del Frente de Todos para intentar revertir el mal resultado en las PASO hay giros significativos en la Casa Rosada, con la impronta del nuevo jefe de Gabinete, Juan Manzur.

Lo que se buscó con estos cambios en el Gobierno fue dotar a la gestión pública de un dinamismo que hasta el cimbronazo por las renuncias no existía.

Manzur comenzó siendo un desafío de Cristina Kirchner al Presidente, porque la Vicepresidenta creía que el gobernador tucumano no aceptaría el ofrecimiento por los problemas políticos que tenía en su provincia. Pero finalmente Alberto Fernández logró convencerlo de mudarse a Buenos Aires.

Ese nuevo dinamismo que se le encargó a Manzur tiene un detalle -para muchos de color- y es que, como hombre del interior, la costumbre de madrugar estará presente ahora en la Casa Rosada con las actividades de gestión.

¿Crítica velada a Cafiero?

De esta forma se muestra un Gobierno que arranca temprano y no al mediodía, como se le criticaba mucho a la gestión anterior. Dentro del Gabinete hay cierto enojo con esta decisión porque indirectamente se está cuestionando por sus formas de trabajo al anterior jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

En segundo lugar, Manzur estableció que habrá reuniones de Gabinete cada 15 días. Cuando finalizan esos encuentros, le piden a cada ministro que elaboren un documento con datos precisos de la gestión en cada área.

Además, en cada reunión los ministros deben hacer una exposición para contar el estado de cosas, rindiendo cuentas. De esta forma Manzur está estableciendo la dinámica de trabajo con la herramienta llamada “tablero de control”.

Esto lo proporciona la ciencia política permitiendo con métricas e indicadores evaluar el desempeño de una oficina pública. Es lo que se conoce como la política basada en evidencia para poder dotar de estadísticas confiables a la gestión pública.

Desayunos de trabajo con ministros

Por otra parte, el nuevo jefe de Gabinete está preparando un cronograma de desayunos de trabajo, ministro por ministro. El primer encuentro fue con Claudio Moroni, titular de Trabajo. Es decir, lo que se está buscando en esta nueva etapa es que los ministros trabajen y rindan cuentas.

Dato importante: Manzur confió la vicejefatura de Gabinete a Jorge Neme, otro dirigente tucumano que venía trabajando como secretario de Relaciones Económicas de la Cancillería.

Desde temprano hasta entrada la noche

Con este escenario, algunos ministros se preguntaban en voz baja si ahora la tarea diaria era más extensa, full time, ya que se arrancará muy temprano a las 7 de la mañana y se sabe que el presidente Alberto Fernández acostumbra trabajar hasta muy tarde en la noche.

En esa lógica de relanzamiento de la campaña electoral, el presidente le encargó al ministro de Economía, Martín Guzmán, el diseño de una serie de medidas económicas que van a tener que implementarse utilizando déficit en un país que no tiene crédito a disposición y cuyas arcas están flacas, para beneficiar a los sectores sociales más vulnerables.

Relanzamiento con anuncios de campaña

Hubo anuncios esta semana como el aumento del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias, mejoras económicas para jubilados y pensionados, en actos realizados en el Conurbano. Fue con la presencia de los funcionarios en campaña y con aquellos dirigentes que no les fue bien en las PASO, caso de Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollan, quienes encabezaban las listas a diputados en la provincia de Buenos Aires.

Por ahora, en este relanzamiento, no está presente Cristina Kirchner. Después de la famosa carta de la vicepresidenta, Alberto Fernández no se está mostrando junto a Cristina. Lo que sí hace el kirchnerismo es que esté presente en esos actos Máximo Kirchner.

Sin autocrítica

Por último, y no es un dato menor, hay algo que no cambió con este relanzamiento, aunque algunos especulaban que iba a pasar cuando el Presidente dijo “escuchamos el mensaje de las urnas”: en ningún momento Alberto Fernández hace un mea culpa de esa derrota.

Es decir, no repara en los errores sobre los cuales él dice haber escuchado el mensaje de las urnas. No habla de la vacunación VIP, de la foto del cumpleaños en Olivos, etc.

Es una manera polémica de lanzar la campaña porque, lejos de tener autocrítica, lo único que dice el Presidente es que escuchó el mensaje de las urnas.

En sus discursos, eso sí, hay arengas fuertes con críticas a la oposición e incluso desafía a esa voluntad popular que dice haber escuchado. Lo hizo en Almirante Brown, en José C. Paz y en Pilar, preguntándose en sus mensajes que no entiende cómo la gente votó a esa dirigencia si pasó tal cosa.

Hay una parte del Gobierno que cree que no es la gente que no los votó, sino que hay mucha gente que potencialmente votaría al Frente de Todos que no fue a votar en las PASO. El objetivo central es captar a ese elector y poder revertir el próximo domingo 14 de noviembre la derrota electoral sufrida en las primarias.

Fuente: TN

El Sanrafaelino

Noticias de San Rafael Mendoza

El Sanrafaelino

Comunicate con la producción:
Tel./WhatsApp: +54 9 260 480-7320
Director: Fabián Segura
Puedes reportar una noticia, anunciar en nuestro sitio o bien para consultas generales.