Evaluaron psicológicamente a los acusados de asesinar a Nélida Villar

Este lunes se reanudó el debate oral con el que se intentan determinar las responsabilidades penales por la muerte de Nélida Villar, ocurrida en mayo del 2013, en las inmediaciones del cerro San Ceferino, en Malargüe.

El matrimonio compuesto por Abel Vázquez y Lucía Carrasco llega a esta instancia judicial imputado con distintos encuadres penales sobre los que los jueces Néstor Ariel Murcia, Jorge Yapur Meca y Sergio González deberán tomar una decisión. Sobre Vázquez pesa la imputación de femicidio agravado por el vínculo  -ya que una de las teorías de la acusación sostiene que mantenía una relación afectiva oculta con Villar- y por mediar violencia de género. Para su esposa, Lucía Carrasco, corre una imputación por homicidio simple u homicidio por emoción violenta, ya que se investiga si el ataque sufrido por Villar podría haber ocurrido cuando Carrasco la halló junto a su esposo, manteniendo relaciones sexuales.

Se trata de la séptima jornada de doble turno que tiene este juicio que comenzó en San Rafael con la lectura de los hechos y la palabra de los imputados; continuó en Malargüe con una gran cantidad de testimoniales, inspecciones oculares y hasta una reconstrucción de los hechos. Y que, este lunes, retornó a San Rafael para ingresar en su tramo final, antes de que el tribunal pase a tomar una decisión respecto a Vázquez y Carrasco. La jornada de hoy se destacó por la declaración de una amiga de Nelly Villar, policías que realizaron las primeras investigaciones tras el hallazgo del cadáver y peritos que evaluaron los perfiles psicológicos de la pareja de imputados.

“La única persona con quien tenía un vínculo afectivo era Vázquez”

Uno de los testimonios más relevantes fue el de una mujer que se presentó como “confidente” de Nelly Villar. “La conozco desde que íbamos juntas a la primaria, nos contábamos absolutamente todo. Ellos estaban juntos y se veían desde que íbamos al secundario. Al menos hasta que yo estuve en Malargüe, Abel Vázquez fue el único hombre que yo supe que estuvo con Nelly. Él solía buscarla en una camioneta y, hasta que ella me avisaba que llegaba a su casa, podía pasar una hora y media o dos”, comenzó relatando la testigo ante el tribunal penal colegiado.

Luego, esta testigo habló del momento en el que supo que su amiga había muerto. “Lo primero que hice fue relacionar a Abel Vázquez; él tiene algo que ver, sino fue él, fue por su culpa. Directa o indirectamente pienso que es culpable. Esto pudo ser por venganza o por celos. Envío todo mi apoyo a la familia Villar y me sumo al pedido de justicia. Creo en la justicia y todas las noches abrazo fuerte a Nélida”, señaló.

Las primeras investigaciones

Las actuaciones policiales e investigativas de los primeros momentos tras la muerte de Nélida, fueron expuestas en este tramo del juicio. Un policía retirado explicó que se comenzó investigando un posible robo seguido de muerte; o un abuso seguido de muerte. “Investigamos a quienes iban a caminar por el cerro San Ceferino, consultamos por el estado de los celulares a delitos tecnológicos. Llevamos a cabo un allanamiento en La Barraca (lugar de trabajo de Abel Vázquez y su padre) y no hubo resistencia, colaboraron en todo momento. Creo que ellos sabían o sospechaban que íbamos a hacer ese allanamiento”, dijo el ex funcionario policial.

Fue otro efectivo policial, quien profundizó sobre algunas de las dificultades con las que se encontraron a la hora de realizar las investigaciones. “Tenían una actitud como si supieran que íbamos a allanar o directamente a detener a Vázquez. Nos costó hallar al encargado de la cubierta sanitaria para que nos dieran las cámaras. Y cuando nos dieron los cd`s, eran del día anterior al que solicitamos”, aseguró. Finalmente, este testigo arriesgó a señalar que “la última persona que la vio, tiene que saber lo que pasó”.

Por su parte, un comisario que estuvo a cargo de la investigación en su inicio, contó cómo fueron las primeras entrevistas que sostuvo con Vázquez. “Fuimos a verlo una tarde/noche y dio una explicación muy escueta. Creo que escondía cuestiones muy relevantes. Las preguntas que hicimos eran básicas porque había que evaluar una posible imputación. Él medía muy bien las palabras que decía. Dijo haberse reunido con ella para cortar el vínculo y que luego se fue a su casa. Lo noté muy nervioso y creo recordarlo transpirado”, detalló. Este policía dijo que, desde ocurrido el hecho, hasta que llegaron hasta la familia Vázquez, pasaron 3 días. “En esos tres días no sabemos qué fue lo que pasó. Parecía haber una coartada, con personas reticentes a hablar”, opinó.

“No se investigó un posible embarazo”

Un perito del Cuerpo Médico Forense amplió detalles sobre las conclusiones a las que se arribaron tras examinar el cuerpo sin vida de Nélida Villar. “Comparto con otros colegas que la causa de muerte es un shock hipovolémico (desangramiento). La autopsia se hizo al otro día del hallazgo. Por las livideces marcadas, el hallazgo del cadáver tiene que haber sido entre 6 o 7 horas después de la muerte. Por las fotos y por las livideces, el cadáver ya estaba rígido al llegar para examinarlo. La rigidez comienza pasadas 3 o 4 horas de producida la muerte; en este caso, el cadáver puede haber muerto cerca de las 15 o las 16 horas”, comenzó explicando el experto ante el tribunal.

Luego, ante las preguntas de las partes, comentó por qué no se realizaron estudios para determinar si al momento de su muerte, Nelly Villar estaba embarazada o no. “Para poder determinarlo, se debería haber enviado el útero a patología, o por análisis de orina o de sangre de la víctima. Suele hacerse con toda mujer en edad fértil. Pero en este caso, aparentemente- sólo se hizo una autopsia para determinar heridas”, dijo.

“No tiene el sentido de culpa desarrollado”

Un profesional de la salud mental que tuvo a cargo la evaluación de los perfiles psicológicos de los imputados, compareció ante el tribunal y brindó detalles de los rasgos de personalidad tanto de Abel Vázquez, como de Lucía Carrasco.

Respecto a Vázquez dijo que “presenta cierta superficialidad ante el compromiso afectivo. No tiene el sentido de culpa desarrollado, dijo tener varias amantes y no sentirse avergonzado o responsable de la situación de engaño”, explicó, al tiempo que lo describió como “impulsivo e inmaduro”.

El antecedente de internación de Lucía Carrasco

La fiscalía presentó ante el tribunal una copia de la historia clínica de Lucía Carrasco. En ella, se señala que, de acuerdo a su madre, presentaba reacciones extrañas, incongruentes, con un trastorno de conducta que desembocó en una consulta psiquiátrica en la que le colocaron diazepam (un medicamento tranquilizante), cuando la imputada tenía 15 años.

Luego, se refirió puntualmente a la evaluación de su perfil. “Su estado emocional era completamente normal. No había en ellas signos de que pudiera haberse desbordado anímicamente. No presentaba una reacción desmedida respecto a los hechos sobre los que dijo haberse enterado un día después (en referencia a la muerte de Villar).

El Sanrafaelino

Noticias de San Rafael Mendoza

El Sanrafaelino

Comunicate con la producción:
Tel./WhatsApp: +54 9 260 480-7320
Director: Fabián Segura
Puedes reportar una noticia, anunciar en nuestro sitio o bien para consultas generales.