Fernando Brizuela: “el clima que hay es de esperanza”

Fernando Brizuela: “el clima que hay es de esperanza”

El joven sanrafaelino inició una campaña para llevar insumos a los afectados por los incendios en la Patagonia y se asombró con la fuerza de voluntad de los lugareños.

La voracidad del fuego en la Patagonia dejó a familias enteras en la calle. Perdieron sus viviendas, su fuente de trabajo, y una decena de personas, la vida. Fernando Brizuela no puedo hacer la vista gorda a la dramática situación y junto a un amigo, Elio, comenzaron una campaña de recolección de alimentos y demás para llevar a los damnificados. Señaló que “la iniciativa surgió el viernes al medio día charlando con mis hermanos sobre la catástrofe, veía que todos compartían, pero nadie estaba juntando cosas para llevar. Estamos a más de 1000 km y obviamente, mucha gente no puede llegar hasta el lugar, entonces me sentí con ese peso de ayudar a la gente”. Agregó que planificó “juntar las donaciones en un día y al siguiente, en la tarde arrancar el viaje. Mientras hacía la recolección, me junté con un amigo que, cuando le comenté, decidió acompañarme”.

Nany, como lo conocen sus amigos, tenía un viaje al Sur planificado como vacaciones, “el viernes viajaba a Neuquén y de ahí a Las Grutas y postergué eso y me vine a ayudar”. Conocida es la zona por su encanto y belleza, “en el camino me encontré con lugares hermosos, de Bariloche hasta El Bolsón, la montaña, el agua, la nieve, el paisaje, muy lindo. Pude ver el lado lindo también”. Relató que apenas llegaron al lugar “vimos carpas, asentamientos donde se recolectaban muchas cosas: alimento, colchones, agua, de todo. Mucha gente colaborando. Camionetas, autos yendo con muchas cosas todo el tiempo. Los que andaban en vehículos más grandes, se metían en las calles de tierra e iban preguntando qué necesitaban”.

Explicó que “la gran mayoría de la gente estaba socorrida con alimentos, lo que más necesitan son herramientas y materiales de construcción para levantar nuevamente sus viviendas, pero el clima emocional que hay es de esperanza, no es triste. Yo pensaba que me iba a encontrar con gente mal, llorando, pero no, y eso es porque la solidaridad”.

Acerca de la travesía hasta la zona, contó que la gente “se alegraba y sentían el apoyo. Cuando supieron de la movida que hicimos entre muchos para llevar ayuda se pusieron contentos, quedaron súper agradecidos”. En cuanto al ánimo de los afectados dijo, “creo que la gente valoró más la vida, haberse salvado junto a sus familias, porque alrededor de 12 o 13 personas murieron calcinadas. Ellos valoraron el hecho de haber sacado a su familia de ese lugar; todo lo demás pasó a segundo plano”.

Y como es costumbre, lamentablemente, se encontró con críticas desagradables “es increíble que uno quiera ayudar y en el camino saque fotos del paisaje y reciba críticas. Yo no conocía estos lugares y para mí era y es tan lindo estar acá. Plantearon la situación como algo egocéntrico, lejos estaba de eso. Solo quería mostrar la belleza del paisaje y el camino”.

Fotos: Fernando Brizuela y LaVerdadOnline

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.