Inflación desbocada y ¿bono para privados? El Gobierno, la UIA y la CGT vuelven a reunirse

Este martes se encontrará la recién formada mesa tripartita entre el Ejecutivo, los gremios y los empresarios para coordinar acciones contra la escalada de precios.

Los ministros de Economía, Martín Guzmán; de Trabajo, Claudio Moroni; y de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, volverán a reunirse este martes con representantes de la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Unión Industrial Argentina (UIA) en el marco de la mesa tripartita de trabajo creada la semana pasada para coordinar acciones para enfrentar la inflación. Al igual que el jueves pasado, el encuentro se realizará en horas de la tarde en el Palacio de Hacienda, confirmaron fuentes oficiales.

Se espera que participen de la reunión el presidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja, el secretario de la entidad fabril, Miguel Ángel Rodríguez, y el director Ejecutivo Diego Coatz. En tanto, la representación del sector sindical estaría encabezada por los secretarios generales de la CGT, Héctor Daer y Carlos Acuña, y el secretario general adjunto de la entidad, Andrés Rodríguez.

El encuentro anticipa una pulseada entre los gremios y el empresariado por un bono para los trabajadores privados, mientras se estima un dato de inflación del 6% para marzo.

El primer encuentro se produjo la semana pasada tras una convocatoria formulada por el presidente Alberto Fernández para establecer una mesa de diálogo y concertación social. Otro objetivo es buscar mecanismos para mejorar el salario real. En ese sentido, trascendió que los sindicatos propusieron el pago de un bono, de similares características al que cobrarán los jubilados, aunque ese pedido no quedó reflejado en el acta del encuentro.

Las empresas lo rechazan y dicen que complicaría el cierre de las paritarias. Reclaman, en cambio, que se analice el eslabón “impositivo” de los precios, sobre todo en los alimentos, y buscar medidas que impliquen rebajas al menos para los salarios de menores ingresos, como por ejemplo la posibilidad de reducir el IVA para un grupo de productos clave.

Las posturas están claramente enfrentadas. «Puede ser de $ 10.000 o menos (el bono), no está establecido. Pero sí está claro que la idea es establecer un monto», sostuvieron fuentes sindicales al diario El Cronista. «No hay chances», respondieron desde la Unión Industrial Argentina (UIA) al mismo medio.

En el gobierno nacional también hay visiones diferentes. El ministro Guzmán se opone porque, en el caso de los empleados estatales, implicaría un gasto extra para el Gobierno e iría en contra de lo firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Otros funcionarios, en cambio, admiten que «algo hay que hacer» para poner más dinero en el bolsillo de la gente.

Para poder implementar este mecanismo, el Gobierno debería acudir a un decreto, tal como ocurrió en enero de 2020, cuando se estableció un bono de $4.000 para los trabajadores. Sin embargo, a la CGT no le convence esa metodología y prefiere un acuerdo tripartido con el Ejecutivo y los empresarios.

Inflación desbocada

Un bono buscaría mitigar el impacto de la suba de precios, pero no sería estrictamente una medida para intentar detener la fuerte escalada de precios. «La inflación es hoy la combinación de problemas internos y de la escalada inflacionaria internacional y expresa un desafío para evitar que ello se traduzca en mayores dificultades para los ingresos de la población y la competitividad de las empresas», coincidieron las partes en un acta rubricada al finalizar la reunión del jueves pasado.

En ese sentido, en la reunión se puso en común la necesidad de afrontar el súbito aumento de precios y sus efectos en el poder adquisitivo de la población y en el funcionamiento general de la economía, y avanzar en un esquema de reuniones que involucre a más actores para llevar propuestas y soluciones a este problema, según el documento refrendado por ministros, empresarios y sindicalistas.

La mesa de trabajo, señalaron en el documento, será un espacio para «generar propuestas de medidas y coordinar acciones que permitan enfrentar de manera más efectiva el problema de la inflación, en particular en lo atinente al acceso a los bienes y servicios básicos».

«Las partes podrán plantear medidas coyunturales y estructurales para mejorar la situación productiva del país, promoviendo más inversión pública y privada, con más competitividad y exportaciones, así como la generación de trabajo productivo y formal», agregó el acta rubricada por ministros, empresarios y sindicalistas.

Fuente: Con información de Télam, El Cronista y TN