La casa del terror de California estaba registrada como escuela y el padre era el «director»

De acuerdo a los registros, seis de sus hijos eran los únicos estudiantes del establecimiento que nadie controlaba.

La casa californiana de David y Louise Turpin, donde la Policía rescató el fin de semana a sus 13 hijos, estaba registrada como una escuela privada que nunca nadie supervisó.

«Sandcastle Day School» aparece todavía en el sitio del Departamento de Educación de California como una institución «activa» ubicada en la ciudad de Perris, que enseña del primero a duodécimo grado. Turpin, detenido junto a su esposa bajo sospecha de abuso y tortura infantil, era el director. De acuerdo a los registros, seis de sus hijos eran los únicos estudiantes, cada uno en un grado diferente: del quinto al duodécimo.

La casa del terror de California estaba registrada como escuela y el padre era el "director"

Louise y David Turpin quedaron detenidos (AP).

«Bajo la ley de California, escuelas privadas y caseras tienen que registrarse en el Estado», indicó este miércoles el departamento regional de Educación (CDE) en un comunicado. «Pero el CDE no las aprueba, monitoriza, inspecciona o supervisa».

La oficina de Educación del condado de Riverside, donde queda Perris, dijo al canal CBS que su foco son únicamente las escuelas públicas y autónomas (Charter).

La casa del terror de California estaba registrada como escuela y el padre era el "director"

La pareja y sus trece hijos (AFP).

Según la ley de California, después de hacer el registro de la escuela casera, los padres no tienen que presentar evidencia de que los niños están siendo educados y menos de su progreso académico. Por eso, el asambleísta regional José Medina, que representa a Perris, anunció este miércoles que presentará este 2018 un proyecto «que brinde una solución legislativa» al tema: «Necesitamos hacer más para proteger a nuestros estudiantes y asegurarnos de que están en un entorno de aprendizaje seguro«.

Así, sin supervisión alguna, la Sandcastle funcionaba tranquilamente en esta casa del horror, ubicada en un barrio de clase media al que los Turpin llegaron en 2014.

Los vecinos coincidieron en que si bien la familia Turpin era bastante rara y los nenes, tímidos y callados, nunca vieron nada que los alarmara lo suficiente como para llamar a las autoridades. Muchos ni siquiera sabían que tenían trece hijos, mucho menos que algunos eran encandenados a muebles.

De hecho, la Policía dijo que nunca recibió ninguna denuncia sobre esta residencia hasta la que hizo la hija Turpin de 17 años, que logró escapar y llamar al servicio de emergencia.

La casa del terror de California estaba registrada como escuela y el padre era el "director"

Los Turpin y su extraña ceremonia en Las Vegas.

«Estoy inmensamente agradecida por la joven que hizo la llamada al 911, porque de lo contrario no hubiéramos podido intervenir», dijo el martes Susan von Zabern, del departamento de Servicios Sociales de Riverside. Cuando la Policía llegó a la casa se encontró con un lugar sucio, maloliente, en el que tres chicos estaban encadenados a muebles.

Los confinados tenían entre 2 y 29 años pero estaban tan demacrados que parecían de menos edad. La joven de 17 que hizo la denuncia, por ejemplo, parecía de una nena de diez años.

Fuente: Clarín 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Sanrafaelino

Noticias de San Rafael Mendoza

El Sanrafaelino

Comunicate con la producción:
Tel./WhatsApp: +54 9 260 480-7320
Director: Fabián Segura
Puedes reportar una noticia, anunciar en nuestro sitio o bien para consultas generales.