La changa hot: mantienen sus hogares subiendo contenido erótico a plataformas digitales

Son mujeres, tienen hijos a cargo y trabajan, pero la plata no les alcanza. Para poder pagar los gastos empezaron a generar contenido erótico en redes para adultos.

Perdieron el prejuicio cuando vieron que la plata de sus salarios formales se agotaba apenas pagar las cuentas fijas y todavía faltaba llenar la heladera. Si ni el almacenero te fía y la alacena está pelada a cuanto estas de mandar todo al diablo o entrar en desesperación.

El “por qué no” empezó a resonar en sus cabezas llenas de preocupaciones y deudas, una selfie subida de tono, tampoco es mucho más jugado de lo que subo al Instagram, ¿que pagan en dólares? ¡me abro una cuenta ya!

Me quedé sin trabajo a los tres meses de haber sido mamá. A partir de ahí dije cómo hago; una amiga había empezado a generar contenido y pensé voy a probar, total nadie me toca un pelo y si me siento incómoda lo dejo” cuenta Magdalena, 26 años, un hijo de 18 meses y una cuenta en OnlyFans con 119 suscriptores que cuida con mucha dedicación. “Estoy todo el día pendiente, en ese sentido es demandante, pero yo organizo mi tiempo. Respondo mensajes, pienso contenidos, hago posteos. El secreto para hacer crecer tu cuenta es mantenerla activa” explica.

Muchas de las mujeres que desfilan en tanga y se menean en la plataforma de contenidos más usada para comprar y vender material triple x son mujeres, madres y sostén de hogar. Todo junto y al módico precio de tener que parar la olla. Es cierto, no todas las modelos o creadoras que suben material tienen el mismo perfil, hay quienes juegan el juego de la seducción y de paso facturan unos pesos extra, las que buscan una experiencia erótica que las saque de la rutina y vaya a saber cuántas historias, como proveedores hay.

En el caso de Magdalena, pudo conseguir trabajo como administradora de consorcios matriculada que es, pero gana 40 mil pesos mensuales mientras que el ingreso que genera con sus fotos y videos llega a quintuplicar su salario. “Hubo un antes y un después en todo sentido. Los últimos dos meses llegué a facturar mil dólares, dejé mis deudas en cero y hasta pude ahorrar un pucho. Pero quiero decirte que también gané en seguridad que recuperé como mujer. Yo vengo de una historia de violencia y descalificación, tenía la autoestima por el suelo; de pronto volví a sentirme linda, deseada, sexy” cuenta y sonríe.

En la Argentina, cerca de 1100 mujeres hoy son creadoras activas de contenido erótico, solo en la plataforma OnlyFans. Melisa es otra de ellas. Tiene 39 años y es empleada de la administración pública en Río Gallegos. “Trabajo como comunicadora en el área del tribunal de cuentas y gano 80 mil pesos. La verdad que con cinco pibes no me alcanza. Cuando me separé me tuve que hacer cargo de todo. Me abrí la cuenta a mediados del 2020, en plena pandemia y lo encaré de manera profesional, hice curso de marketing digital, community management, fotografía” detalla.

Mientras pudo, Melisa mantuvo al margen su actividad paralela virtual, hasta que alguien se enteró, corrió la voz y ya sabemos lo que pasa con la moral y los infiernos de un pueblo chico. “Empezaron a perseguirme, me juzgan; no entienden que yo vivo de otra manera y que tengo todo el derecho de hacerlo. La verdad, a mi me importa tres pelotas lo que opine la gente, esto que hago lo puede hacer cualquiera, ni siquiera importa la edad; pero hay que tener agallas” afirma esta mujer que con su metro cincuenta de altura, 95 de escote y 105 de caderas llegó a facturar medio millón de pesos en su mejor mes.

Fuente: TN