La «Ley de Nietos» se aprobó, pero en el consulado español de Mendoza no se otorgan turnos

La «Ley de Nietos» se aprobó, pero en el consulado español de Mendoza no se otorgan turnos

La medida fue publicada el jueves pasado en el Boletín Oficial de España, sin embargo, todavía no ha sido reglamentada, por lo que los interesados deberán esperar para iniciar sus trámites.

El jueves 20 el Gobierno español oficializó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) la Ley de Memoria Democrática, conocida en Latinoamérica como «Ley de Nietos», algo que muchos descendientes estaban esperando para obtener la ciudadanía.

Tras la medida, muchos mendocinos se acercaron a la sede del consulado español para solicitar un turno. Entre viernes y lunes, unas 60 personas llenaron formularios, pero este martes, la disposición se modificó y la atención para este trámite fue suspendida.

«La ley fue promulgada, pero todavía no ha sido reglamentada, por lo que no se otorgarán turnos para iniciar trámites de ciudadanía hasta que las autoridades pertinentes lo dispongan», así refirieron a El Sol algunos de los interesados en realizar los papeles.

 

 

En tanto, en la puerta de la entidad, las autoridades colocaron durante las primeras horas de este martes carteles que brindaban información al respecto. Esa fue la única vía de comunicación que las personas apostadas en el lugar encontraron para evacuar sus dudas.

En uno de los letreros se podía leer: «Este Consulado está a la espera de las instrucciones que desarrollan su aplicación, que deberán ser aprobadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación».

«Por lo que NO SE ASIGNARÁ NINGÚN TURNO para tramitar el derecho a la nacionalidad española de acuerdo con la disposición octava de la Ley de Memoria Democrática», agrega el comunicado.

Asimismo, en otro cartel se refería que los que quisieran realizar trámites de ciudadanía tenían que hacerlo con cita previa o enviando un mail a www.exteriores.gob.es/consulados/mendoza.

Entre la incertidumbre y la decepción

Desde horas muy tempranas de este martes, un centenar de personas se dispusieron a ser atendidas por el personal del consulado que abría sus puertas a las 8.

Mientras aguardaban en la fila ya iban imaginando el panorama que se les venía, de acuerdo con lo informado en los carteles, sin embargo, prefirieron esperar y ser atendidos por alguien, cosa que nunca pasó.

«Acá la atención es pésima, nadie brinda información y nos atienden de manera muy despectiva», comentó Jesús, uno de los tantos jóvenes que se acercó para tramitar su ciudadanía.

El joven tiene 25 años, es Ingeniero en Seguridad e Higiene, pero trabaja para una empresa internacional manejando redes. «Mi propósito, en un futuro no muy lejano, es irme a España y poder mejorar mi situación económica, acá ya no se puede más», manifestó.

Jésica es una estudiante de medicina que tiene 32 años y que solo quiere tramitar el papel para asegurarse en el futuro.

«El viernes estuve en el Consulado, llené un formulario y me dijeron que el turno me lo asignaban por mail, cosa que nunca pasó», contó la joven y agregó: «Hoy volví para reclamar por mi turno y la respuesta fue que el trámite quedó en suspenso hasta que se reglamente la normativa».

No solo jóvenes estaban interesados por realizar el trámite, también había muchos mayores que aseguraron: «En el 2007 no pude gestionarlo y ahora siento que es mi oportunidad. Necesito tener la ciudadanía porque entiendo que es una llave que me abrirá muchas puertas, no sé si me iré o no, pero como hija de español tengo derechos y los haré cumplir», contó Mabel.

En qué consiste la Ley de Nietos

La iniciativa permitirá tramitar la nacionalidad española a los descendientes de exiliados del franquismo que quedaron excluidos de la Ley de Memoria Histórica aprobada en 2007 bajo el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.

Hasta el momento, solo descendientes directos (hijos e hijas) de ciudadanos nacidos en España podían obtener la ciudadanía. Para quienes provenían de padres que adquirieron posteriormente, por legado familiar, la ciudadanía, había un límite de edad en torno a los 20 años.

Esto quiere decir que recuperarán la ciudadanía aquellas personas que por sus ideas políticas, preferencias sexuales, religión, entre otras, debieron exiliarse de España en aquella instancia. Son sus descendientes quienes podrán pedir la ciudadanía, esta vez sin límite de edad.

La norma otorga un plazo de dos años para presentar la documentación. Los grupos beneficiados serán:

  • Todas aquellas personas nacidas fuera de España, que tengan padres, madres, abuelas o abuelos exiliados por razones políticas, ideológicas o de creencia.
  • Los hijos e hijas nacidos en el exterior de mujeres españolas que perdieron su nacionalidad por casarse con extranjeros antes de la entrada en vigencia de la Constitución de 1978.
  • Los hijos e hijas mayores de edad de españoles a quienes les fue reconocida su nacionalidad de origen por derecho de opción a través de la Ley de Memoria Histórica.

Fuente: Elsol