«Los carapintadas tienen razón»: polémica bandera en el desfile del 9 de Julio que encabezó Javier Milei

«Los carapintadas tienen razón»: polémica bandera en el desfile del 9 de Julio que encabezó Javier Milei

Durante la transmisión oficial del evento se observó una consigna que rememoró los intentos fallidos de golpe de Estado en 1987, contra Raúl Alfonsín, y en 1990, contra Carlos Menem.

El presidente Javier Milei presenció este martes el desfile militar por el 9 de Julio, Día de la Independencia argentina, y mientras marchaban columnas de excombatientes de Malvinas se registro a un grupo de personas que desplegó una bandera argentina que generó polémica ya que en la misma se leía la consigna «Los Carapintadas tienen razón».

El pabellón fue desplegado cerca del palco oficial instalado sobre la Avenida del Libertador, donde se encontraba el Jefe de Estado, la vicepresidenta Victoria Villarruel y los miembros del Gabinete de gobierno. El mensaje fue una clara reivindicación a los alzamientos militares e intentos de golpe a los mandatos de Raúl Alfonsín y Carlos Menem, presidentes electos democráticamente.

El recorrido del desfile comenzó a la altura del Museo de Bellas Artes y culminó en las inmediaciones de la estación de trenes Lisandro de la Torre. Después del inicio, en el momento en que marcharon los veteranos del conflicto bélico con Reino Unido, fue el turno para los integrantes de las Fuerzas Armadas y las Fuerzas de Seguridad.

Antes de ese momento, se vio la bandera en reivindicación a quienes encabezaron los sublevamientos militares, principalmente los sectores de Aldo Rico y el fallecido Mohamed Alí Seineldín, referentes de estos movimientos.

La bandera fue captada por varias de las personas presentes en el público durante el desfile por el día patrio y también se la pudo ver durante la transmisión oficial del evento. Según lo observado, desde la organización de la conmemoración y ninguno de los asistentes instaron a este grupo para que la retire.

Polémica por una bandera en el desfile del 9 de Julio 20240709

Además de los alrededor de 7.000 efectivos de las tres Fuerzas Armadas y de las Fuerzas de Seguridad, formaron parte de la celebración 62 aviones, que sobrevolaron la Ciudad de Buenos Aires, y tanques, blindados M113, y otros vehículos del Ejército y la Marina.

Los levantamientos de los «Carapintadas»

Las sublevaciones «carapintadas» fueron una serie de cuatro levantamientos militares ocurridos en entre 1987 y 1990, después de que en diciembre de 1983 se iniciara en el país un nuevo período de democracia tras la victoria en las elecciones presidenciales de Raúl Alfonsín.

Durante la Semana Santa de 1987 enfrentaron al mandatario radical en reclamo de una «solución política» a las acciones judiciales y miles de procesamientos contra militares por la investigación y condena de los delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura.

Carapintadas en Semana Santa
Carapintadas en Semana Santa.

Los «carapintadas» -como se los conoce por el maquillaje facial que usan como camuflaje- tomaron instalaciones para protestar contra los juicios por violaciones a los derechos humanos, desconociendo la cadena de mando en cabeza de la figura presidencial. Sin embargo, los intentos finalizaron con la rendición de los sublevados tras la firma de un acta con Alfonsín.

El último levantamiento se registró el 3 de diciembre de 1990, cuando Menem ya estaba a cargo de la Presidencia de la Nación. A pesar de los entonces indultos del líder peronista, Seineldín rompió con Menem y fue puesto bajo arresto militar, ya que había planeado una rebelión.

El enfrentamiento entre este grupo y el Gobierno dejó un saldo de catorce muertos: seis en las fuerzas leales, tres de los carapintadas y cinco civiles. Esta fue la única vez que miembros de los sublevados fallecieron en una represión.

Fuente: Perfil