Mendoza tendrá su primer laboratorio de fiscalización de cannabis para desarrollo productivo

Mendoza tendrá su primer laboratorio de fiscalización de cannabis para desarrollo productivo
La provincia tendrá un centro de investigación, desarrollo, control y asesoramiento en la bioplanta de Iscamen de Santa Rosa. Se hará un trabajo conjunto con el Ministerio de Economía y Energía, INTA y Ministerio de Salud. El objetivo es asegurar la trazabilidad y seguridad de la producción en Mendoza.

Mendoza tendrá su laboratorio de investigación, desarrollo, reproducción y extracción de cannabis medicinal, que funcionará como un centro modelo para la provincia y el país.

El objetivo es evaluar el comportamiento agronómico y productivo de la Cannabis sativa en nuestra tierra y nuestro clima, asegurar el control de plagas, la producción de nuevas cepas y el asesoramiento y control de los productores que en el futuro quieran incursionar en esta industria con fines sanitarios e industriales.

El Gobierno de Mendoza, a través del Ministerio de Economía y Energía, había solicitado autorización al Ministerio de Salud de la Nación en cumplimiento de la Ley 27.350, que establece el marco regulatorio para la investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico y/o paliativo del dolor de la planta y sus derivados.

En el proyecto fue aprobado por la Nación y la provincia tendrá el centro en la bioplanta del Iscamen en Santa Rosa, en un trabajo conjunto del que participan, además de ISCAMEN, el Ministerio de Economía y Energía, el Ministerio de Salud provincial y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

“El objetivo es montar un laboratorio para asegurar desde el control que realiza el ISCAMEN sobre plagas, cultivos y sanidad vegetal hasta ofrecer herramientas a los privados y desarrollar nuevas cepas que se adapten a nuestro clima y suelo”, explicó Virginia Coraglia, responsable de la Unidad de Control de Cannabis del Ministerio de Economía y Energía.

“La bioplanta tendrá una escuela para capacitar a quienes vayan a trabajar en el sector, para ofrecer mano de obra calificada que garantice la seguridad y la calidad, con un material genético estable y apto para usos medicinales”, amplió. “Se trata de acciones orientadas a garantizar el derecho a la salud”.

En detalle: cómo funciona el laboratorio 

La puesta en marcha del primer Laboratorio de Fiscalización de Cannabis en la Provincia implica inversión en las instalaciones y equipos necesarios para el funcionamiento de una industria que no solo representa el derecho a la salud y a la seguridad de los pacientes, sino una oportunidad en la diversificación de la matriz económica local.

De esta forma, el Gobierno de Mendoza, antes de dar autorización a privados para desarrollar esta industria, garantizará la seguridad, calidad y trazabilidad del producto.

El laboratorio se enfocará en evaluar el comportamiento agronómico y productivo del cannabis sativa L. en nuestro clima y suelo, en condiciones de cultivo indoor, invernáculo y outdoor de diferentes quimiotipos. También ofrecerá a los privados herramientas que permitan conocer el desarrollo agrícola, variedades, aspectos técnicos y formas de cultivo a los interesados en la producción.

Además, se enfocará en el desarrollo de variedades locales, es decir, “cepas” que sean seguras y aptas para Mendoza.

A esto se agregarán programas de capacitación para técnicos de laboratorio en manejo de pesticidas, uso de cromatógrafo y trazabilidad. Al ser un centro modelo, también ofrecerá colaboración a organismos de todo el país que requieran información técnica sobre el cannabis medicinal.

Un largo trabajo

Luego de un largo proceso de investigación legal, sanitaria y económica, el gobernador Rodolfo Suárez reglamentó la ley provincial en marzo de 2021. En este reglamento se ordenaba la creación de una unidad de control con fines medicinales, terapéuticos o científicos.

La Resolución, firmada también por la ministra de Salud, Desarrollo Social y Deportes, Ana Nadal, por el ministro de Economía y Energía, Enrique Vaquié, y el ministro de Seguridad, Raúl Levrino, establecía los lineamientos del Programa Provincial del Cultivo de Cannabis Medicinal y los procedimientos en toda la cadena de valor: desde el cultivo hasta la cosecha, preservación, etiquetado y transporte e industrialización.

Luego se inició el camino para obtener la aprobación de Nación para poner a funcionar el centro de investigación y fiscalización, un paso clave antes del desarrollo de esta nueva industria en Mendoza.