Polémica: Una ciudad suiza decidió pagarles a los pobres para que la abandonen

Basilea le compra pasajes en tren y les da dinero a los sin techo para que se vayan a cualquier otra ciudad europea.

La pandemia de coronavirus agravó la crisis social y económica de varios países europeos, y una de las principales ciudades de Suiza, Basilea, aprovechó este duro momento para sacarse de encima el problema de la indigencia y la pobreza de sus calles.

¿Cómo? El Servicio de Migración de la ciudad ofrece un Cheque Ferroviario y un donativo de 20 francos a cualquier mendigo que lo solicite. Este bono de viaje les permite trasladarse gratuitamente a un destino europeo en tren.

Sin embargo, como confirma Toprak Yergu, portavoz del Departamento de Justicia de Basilea, «los beneficiarios deben comprometerse por escrito a no volver a Suiza, al menos durante un periodo determinado. Si se les vuelve a controlar, corren el riesgo de ser expulsados de nuestro país».Hasta el momento, en total de 31 personas sin techo se inscribieron: 14 de Rumanía, siete de Bélgica, siete de Alemania, dos de Italia y una de Francia.

Basilea. La ciudad que decidió pagarle a los pobres para que la abandonen. Foto/archivo

Basilea. La ciudad que decidió pagarle a los pobres para que la abandonen. Foto/archivo

También ofrecen pasajes en avión

Otra alternativa para sacarse de encima a los indigentes en Basilea es pasajes aéreos promocionales. El avión se ofrece, sobre todo, a las personas que vienen de Rumania. En ese caso, hay una oferta que podría ser más barata para el ayuntamiento de Basilea.

Una compañía aérea ofrece vuelos de Basilea a Bucarest por 60 francos con todo incluido, según confirma Roger Berberat, de la agencia Travelpoint, en el diario suizo, Basler Zeitung.

Allí, Berberat, señala que ya han hecho «varias reservas para clientes rumanos, algunos de ellos varias veces. Sucede que la misma persona ya se ha presentado… pero no con el mismo documento de identidad. Incluso, muchas veces, presentaron un documento de identidad válido para 60 años, algo que no ofrece ningún estado», concluyó el agente de viajes.

Pero el sistema de reservas de la compañía Wizzair, (que opera el vuelo entre Basilea y Budapest, no tiene ningún problema con estas anomalías, aceptando fechas hasta el año 2077, todo con tal que los pobres dejen el país.

La situación de la pobreza en Suiza

Se estima que sólo en la ciudad de Berna hay 400 personas vulnerables y, al igual que en el resto de Suiza, nadie conoce las cifras exactas. Las personas sin techo, los adictos y las trabajadoras del sexo se ven afectados menos por la pandemia, dicen ellos, que por las medidas sanitarias impuestas por el gobierno. Algunos no pueden quedarse en casa, aunque quieran, porque no tienen hogar

Antes de la pandemia. Unas 1.500 personas participaron en la iniciativa contra la pobreza "Levántate y habla" en la sede de la la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Foto/EFE

Antes de la pandemia. Unas 1.500 personas participaron en la iniciativa contra la pobreza «Levántate y habla» en la sede de la la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Foto/EFE

De hecho, los espacios en los albergues de emergencia de las ciudades suizas se han restringido para cumplir con las normas federales de distanciamiento. Sólo se permite que una persona duerma en una habitación de cuatro camas y dos personas en habitaciones con seis camas.

Como resultado, se ha rechazado a personas de los refugios. Varias organizaciones intervinieron para ayudar. Las organizaciones benéficas y las eclesiásticas aportaron fondos para alquilar habitaciones de hotel, instalar contenedores y reconvertir edificios para disponer de más camas.

La pobreza se agravó en varias ciudades suizas como Berna y Basilea. Foto/ DPA

La pobreza se agravó en varias ciudades suizas como Berna y Basilea. Foto/ DPA

Los servicios de alimentación se ven afectados por la pandemia

Otro efecto secundario de la normativa Covid-19 del gobierno suizo ha sido la interrupción de los servicios de alimentación.

Por ejemplo, la organización «Tischlein deck dich» («Pon tu mesa»), que distribuye semanalmente alimentos sobrantes de los supermercados a 20.000 personas, tuvo que interrumpir parcialmente su servicio.

La razón de la interrupción fue que  no se podía mantener la distancia de seguridad entre los voluntarios y los beneficiarios al servir la comida. Muchos voluntarios corrían el riesgo de sufrir Covid-19 debido a su edad.

Fuente: Clarín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Sanrafaelino

Noticias de San Rafael Mendoza

El Sanrafaelino

Comunicate con la producción:
Tel./WhatsApp: +54 9 260 480-7320
Director: Fabián Segura
Puedes reportar una noticia, anunciar en nuestro sitio o bien para consultas generales.