Sin freno: los tres productos que aumentaron un 20% a pesar de los Precios Cuidados

Mientras por un lado el Gobierno lanza las nuevas listas con el programa de precios, por el otro las alimenticias remarcan fuertemente.

Mientras el Gobierno renueva el acuerdo con nuevos Precios Cuidados, por otro lado las empresas alimenticias remarcan fuertemente otros productos que no pertenecen a dicho programa. Tal es el caso de productos tales como el café, los lácteos y las bebidas, los que más se movieron en la última semana.

El jueves pasado el Gobierno relanzó +Precios Cuidados y anunció la puesta en marcha de la canasta especial para comercios de proximidad, con la idea de que funcionen como armas para llevar adelante la guerra contra la inflación.

Pero estos anuncios no impidieron que las subas en los precios estuvieran presentes, incluso el mismo día en que el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, ampliaba los programas oficiales, por otro lado nuevos precios llegaban a los supermercados con importantes subas.

De acuerdo con el relevamiento que realizó NA, entre el miércoles pasado y este fin de semana varias empresas volvieron a enviar listados de mercadería con aumentos a los diferentes comercios. Los productos involucrados no están dentro de estas canastas -controladas por el Gobierno-, pero sus aumentos sí terminan por pegar fuerte en la inflación.

Los productos que más aumentaron

Uno de los productos que más incremento mostró en estos últimos días es el café, que en los últimos días se encareció un 20%. El abastecimiento depende en un 100% de las importaciones, por lo que su valor se mueve a la par del dólar.

El café, cada vez más caro. Fuente: Archivo.

Además, debido a que el grifo importador no está abierto en su totalidad, hoy la provisión de los granos no llega al ritmo ideal, por lo que el abastecimiento no es el ideal y ese faltante termina también empujando el valor de la materia prima.

«En este caso lo que más está pegando es la poca disponibilidad de café, algo que tiene que ver con que hay algunas limitaciones para importar. Esto restringe la oferta y obviamente termina por aumentar los precios«, explicó un empresario del rubro. En el sector entienden que esta tendencia a la suba se podría volver a dar «dentro un par de semanas».

Fuerte suba en lácteos

Los lácteos lentamente se van convirtiendo en el nuevo «eje del mal» para el Gobierno. A fines de esta semana los precios de estos productos volvieron a mostrar subas del 10% en promedio, y se suman a las alzas que ya venían experimentando días atrás.

En este sector no hay productos que se salven de estos movimientos, aunque los retoques más fuertes llegan por el lado de los quesos y algunos yogures. En el caso de las leches también es evidente la suba de precios, aunque en algunos casos intentan mostrar cierta moderación ya que la industria sabe que se trata de un producto muy sensible al ojo del Gobierno, ya que es un producto de primera necesidad.

Esta situación podría desembocar en los próximos días en que desde la Secretaría de Comercio se lance una avanzada contra el sector lácteo, a quien acusan de no tener un «comportamiento adecuado para este momento» en cuanto a las políticas de precios, además de destinar un volumen «excesivo» a la exportación, retaceando la disponibilidad para el mercado local, y metiendo de este modo presión sobre los precios.

Aumentos en gaseosas y cervezas

El de las gaseosas es otro de los rubros que viene impulsando los valores, aunque a un ritmo menor que el resto. En este caso, la semana pasada los comercios recibieron la mercadería con incrementos cercanos al 5%, algo que no se descarta vuelva a ocurrir en el transcurso de este mes.

A todo esto se le deben sumar las subas que se dieron los días anteriores en productos compuestos por materia prima como el trigo o el maíz -pastas secas y pan, por ejemplo-, que se encarecieron entre un 10% y 15%.

Subas en gaseosas. Fuente: Pixabay.

La aplicación de estos aumentos no se da del mismo modo en todos los comercios. En el caso de los minoristas, no les queda otra más que pagar lo que disponen los mayoristas -sus proveedores-, por lo que no tienen mayores chances de pelear precios.

Para los supermercados, en cambio, la situación es diferente. En primer lugar, tienen otra espalda como para plantarse ante lo que ellos creen que sean aumentos de precios desmedidos, e incluso tienen la potestad de comunicar a Comercio Interior respecto de esas subas.

Fuente: Vox Populi