Un hombre optó por ir preso antes que desprenderse de su perra

La empresa para la que trabajaban en el control de plagas le exige que devuelva al animal, entrenado para buscar chinches, luego de despedir al hombre.

Las historias de amor muchas veces, o siempre en realidad, no entienden de reglas ni leyes que no sean las de la naturaleza, que a veces discrepan con las de los humanos. Es bastante simple si se lo lee así.

Claro que romper las reglas sean estas humanas o naturales acarrea consecuencias. Y allí se ven los pingos. Es que no se puede vivir del amor, pero se puede pelear por él.

En Nueva YorkEstados Unidos, Barry Myrick siente un cariño tan grande por su perra que no dudó en quedar preso con tal de no perderla. Porque su historia de amor cruzó fronteras que el corazón no entiende pero que los tribunales sí.

¿Cómo es eso? La cosa es así: Myrick y la perra Roxy, que es una mezcla de pitbull, se conocieron como muchas parejas, en el trabajo. Roxi es una perra entrenada para oler chinches, y junto a Barry se dedicaron al control de plagas e inspeccionaron propiedades comerciales y residenciales.

Durante 4 años, el hombre de 37 años, y la perra forjaron su relación que incluyó excursiones y viajes de vacaciones. Roxi, a fuerza de dulzura, se convirtió en un miembro de la familia de Myrick.

Ella es mi mejor amiga”, le cuenta Myrick a The Post, quien incluso tiene un tatuaje de Roxy en su pierna. «Me comprometí con ella hace mucho tiempo, y nada se interpondrá entre ella y yo», agregó.

Barry y Roxy, amigos inseparables. Foto: New York Post

Sucede que en marzo, la empresa que empleaba a ambos, M&M Environmental, de Queens, despidió a Barry pero no a Roxy. Es decir, el hombre debía devolver a la perra.

Preso y una batalla que va para largo

Pero Barry no está dispuesto a separarse de Roxy bajo ninguna circunstancia. El 25 de junio, M&M envió una carta a Myrick llamando a la perra «propiedad de la empresa» y exigiendo que la devolvieran de inmediato. Cuando Myrick se negó, M&M inició una acción legal e informó que Roxy había sido robada y llevó a la Oficina del Fiscal del Distrito de Queens a imputar a Myrick con cargos de hurto mayor.

Fue así que terminó preso. «Pasé 15 horas en la cárcel. No le deseo eso ni a mi peor enemigo”, dijo Myrick, quien compartía celda con otras 20 personas. “Las historias que escuché eran irreales: alguien golpeó a su padrastro con un bate de béisbol. No podía decirle a nadie que estaba allí por un cachorro».

El hombre explica que aunque el perro había sido proporcionado por M&M, que cubría sus gastos de comida y veterinaria, ella vivió con Myrick y su esposa, Joana, desde que él fue a buscar a Roxy a un centro de adiestramiento de perros en Florida. (M&M pagó por su formación).

Roxy es una perra entrenada para buscar chinches. Foto: New York Post

La pareja ha sido inseparable, disfrutando de excursiones a Bear Mountain y vacaciones en Woodstock, desde entonces. “Ella es parte de nuestra familia. Esto es lo más cercano a los niños que tendremos ”, dijo Myrick, quien no planea tener hijos.

Luego de la difusión del caso, M&M le dijo a The Post en un comunicado, que la compañía siempre tuvo la intención de volver a contratar a Myrick y que los gerentes esperaban que regresara a trabajar en junio.

Pero Myrick se había mudado de Brooklyn a Filadelfia en mayo, y dice que no habría dejado la ciudad si hubiera creído que recuperaría su trabajo.

Por ahora, un juez de Queens, citando fallos de custodia de casos de divorcio anteriores, permitió que Myrick se quede con Roxy hasta que se resuelva el caso. M&M, sin embargo, dijo que Roxy es un perro de trabajo y este es un caso de propiedad, no de custodia.

Myrick insiste en que Roxy, que proviene de un entorno problemático, no se vincularía con otro entrenador. «Ella no es una golden retriever que será feliz con cualquiera. Ella no tiene ojos para nadie más«.

Sus seres queridos han tratado de convencerlo de que la deje ir. “Mi familia me dijo: ‘Devuélveme el perro, obtendrás otro‘”, recuerda un desafiante Myrick. “Pero vacié mi cuenta bancaria, pasé un tiempo en la cárcel. . . ¿Qué más pueden arrojarme? Lucharé contra esto hasta el final», cerró.

Fuente: Clarín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Sanrafaelino

Noticias de San Rafael Mendoza

El Sanrafaelino

Comunicate con la producción:
Tel./WhatsApp: +54 9 260 480-7320
Director: Fabián Segura
Puedes reportar una noticia, anunciar en nuestro sitio o bien para consultas generales.