Bicho heroico: lo perdía dos veces y le ganó con nueve

Bicho heroico: lo perdía dos veces y le ganó con nueve

En un partidazo infernal, Arsenal se puso dos veces en ventaja ante Argentinos con goles de Ruiz y Candia, pero los de La Paternal lo igualaron en ambas oportunidades con gritos de Sandoval y Ávalos y sobre el final lo ganaron con nueve hombres gracias a Elías Gómez.

Fue un partido infernal. Impresionante. Impactante. De esos que no dan tiempo ni siquiera para parpadear. De esos que en la previa no parecen prometer demasiado, pero que terminan siendo un verdadero show de fútbol, goles y tarjetas. Argentinos consiguió un triunfo heroico. Porque lo perdía dos veces, lo empató y lo dio vuelta cuando había quedado con nueve hombres contra 11 por las expulsiones de Ávalos y Hauche. Porque Ávalos desperdició un penal sobre el cierre del primer tiempo y eso no desmoronó anímicamente al equipo. Porque por momentos no jugó bien y mostró grietas por todos lados, pero logró reponerse a varios golpes y fue a buscar el triunfo con entrega y dedicación. Sí, cuando el fútbol no aparece es necesario recurrir al temple, el empuje y la garra, atributos indispensables para combatir la adversidad. Y a eso se aferró con tesón el conjunto de Gabriel Milito.

En este caso, el análisis metódico y puntilloso no sirve para describir ni comprender un partido en el que las emociones vencieron por goleada a la razón. Argentinos y Arsenal ofrecieron un espectáculo que fue atrapante desde su imperfección, con errores defensivos alarmantes, con un mediocampo que fue una zona de libre tránsito sin restricciones de ningún tipo porque los dos equipos quedaron partidos, con un desarrollo que fue tan cambiante como espectacular y con goles de todo tipo y color.

El Bicho lo ganó porque tuvo un poco más de contundencia. Logró imponerse porque Arsenal, obligado a ganar cuando había quedado con una superioridad numérica de dos hombres, salió a empujar en su afán por ganar el partido y se desprotegió a punto tal que dejó espacios del tamaño de una estancia a espaldas de sus volantes. El equipo de Rondina marcha último en la Zona 1 y apenas cosechó un empate en lo que va de la Copa de la Liga. Los de La Paternal lograron una victoria de esas que pueden representar una inyección anímica de alto poder.

Fuente: Olé

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.