Cruje la interna en Cambia Mendoza: el Pro y la Coalición Cívica no irán al encuentro

Cruje la interna en Cambia Mendoza: el Pro y la Coalición Cívica no irán al encuentro

Los presidentes de los partidos enviaron cartas a su par radical, Tadeo García Zalazar, con mensajes de alto contenido crítico de acuerdo a cómo se ha trabajado por parte de la UCR en la coalición electoral. En el oficialismo hablan de una “puesta en escena”.

El radicalismo abrirá la estrategia de armado y planificación de las elecciones 2023 este lunes por la tarde con un faltazo por parte de otros dos partidos fundadores del frente Cambia Mendoza, el Pro y la Coalición Cívica (CC), en un frente electoral que ha sabido consolidarse fuertemente en la provincia, al ganar todos los comicios, tanto en legislativas como ejecutivas, desde el 2015 a la fecha. Desde el radicalismo no han contestado oficialmente, pero aseguran que se trata de una “puesta en escena” tanto del Pro como de la CC, y descartan que de aquí a futuro “decantará” la unidad en el Frente.

Si bien las críticas internas por parte de estos dos partidos a la Unión Cívica Radical (UCR) no son nuevas, se han intensificado en los últimos días. Ambos espacios argumentan que el partido gobernante no ha dado espacio al resto de los integrantes de la coalición tanto en la toma de decisiones como así también en la discusión de ideas. También hablaron de “informalidad” en la organización de este mitín con el que se comenzará a pensar en las próximas elecciones, y criticaron además que la reunión sea en la sede del Comité Radical de calle Alem y no en un espacio “neutral”, tratándose de una reunión de Cambia Mendoza y no particularmente del radicalismo.

En base a todo esto fue que durante el mediodía de este lunes, el presidente del Pro, Álvaro Martínez; y el de la CC, Marcos Quattrini; enviaron cartas al presidente de la UCR, Tadeo García Zalazar, justificando su ausencia en la reunión de este lunes por la tarde, pero dejaron fuertes críticas contra el partido gobernante. La respuesta del radicalismo no tardó en llegar y acusaron principalmente al Pro de “especular” realizando una “puesta en escena”, y también mencionaron que parte de la estrategia puede haber sido creada en aquella reunión hace unos días en Buenos Aires, en las que participaron el diputado nacional Omar De Marchi; el principal referente de la CC, Gustavo Gutiérrez; y la líder del partido a nivel nacional, Elisa Carrió.

LAS CARTAS INCENDIARIAS

Desde el Pro, Martínez, que es diputado nacional, marcó como argumento con el cual tomó la decisión de no asistir, que para esta reunión “no se acordaron previamente lineamientos básicos sobre que partidos deben ser invitados”, y también agregó que no había un “temario” sobre los asuntos a tratar.

Entre las críticas, marcó que la construcción de un Frente Electoral “conlleva la expectativa implícita de poder participar, opinar, sugerir sobre medidas de gobierno, sentirse parte, y es evidente que nada de esto ha ocurrido en los últimos años” y agregó que “construir una alternativa electoral es mucho más que amontonar partidos o sellos sin personería jurídica para fingir mayor fortaleza electoral”.

En el transcurso de los párrafos de la carta, en el Pro sugirieron que los gobiernos del radicalismo no han hecho cambiar profundamente la realidad de Mendoza, al indicar que la provincia “tiene problemas estructurales sin resolver desde hace varios años”. También se despegaron de la gestión de Rodolfo Suárez: “Hoy es evidente que quien gobierna es el radicalismo mendocino y no un Frente de Gobierno”.

Y acotaron, no sin antes decir que tienen ”predisposición” para realizar futuras reuniones, que puedan emular la mesa nacional de Juntos por el Cambio, que actualmente “Cambia Mendoza sólo sirve si le cambia la vida a la gente de verdad. La unidad para seguir haciendo lo mismo, no sirve. Y Mendoza necesita recuperar el liderazgo regional que perdió hace una década”.

En tanto, del lado de la CCQuattrini manifestó, en primer lugar, que no los invitaron y que se enteraron de la reunión “a través de medios de comunicación”. No obstante, expresaron además que la cita se daría en “el lugar equivocado y sin una agenda de trabajo acordada previamente”.

Además, agregaron que si bien tanto Cornejo como Suárez han hecho trabajos “muy meritorios y otros muy malos”, la imagen de institucionalidad y de buen gobierno en Mendoza “dista de ser real”.

“Los mendocinos sabemos que las cosas no andan bien, que la pobreza, el atraso, la marginalidad y la falta de correctas instituciones de control y manejo de justicia son puntos centrales por encarar. No se puede criticar al gobierno nacional (sea el pasado electo de Macri o el presente de Alberto Fernández) por las mismas cosas que suceden en Mendoza”.

Y finalizaron: “Buscamos un acuerdo político profundo y por ello aspiramos a una mejor convocatoria, de forma y de fondo, asumiendo nuestros errores y presentando nuestras propuestas de cara a la sociedad.