Cuál es el plazo fijo «estrella» que le gana a la inflación descontrolada y al dólar

El Banco Central actualizó los rendimientos mínimos de los plazos fijos tradicionales, pero esa mejora no cubre el aumento de precios. Existe una mejor alternativa para preservar la inversión.

Para hacerle frente a la disparada inflacionaria de marzo, de 6,7% en marzo, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) decidió elevar los límites mínimos de las tasas de interés sobre los plazos fijos.

La entidad monetaria, en un comunicado, precisó que en el caso de los depósitos de hasta 10 millones de pesos hechos por personas humanas, el nuevo piso será del 46% anual para las imposiciones a 30 días, lo que representa un rendimiento de 57,1% de Tasa Efectiva Anual (TEA).

Para el resto de los depósitos a plazo fijo del sector privado la tasa mínima garantizada será del 44%, con una Tasa Efectiva Anual de 54,1%.

Esta decisión repercutirá en un mayor rendimiento de los plazos fijos tradicionales que, sin embargo, están lejos de ser las inversiones más rendidoras. Si bien ahora le ganan al dólar, que no tienen resto aún para defenderse de la inflación.

Es que la TEA de 57,1% aún queda debajo del pronóstico de los economistas en el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), que situaron para 2022 una expectativa de aumento de precios de 59,2%. 

Sin embargo, existe otro instrumento que le permite a los ahorristas mantener a flote su inversión en el actual contexto inflacionario. Se trata de los Plazos Fijos UVA, que se transformaron en la «estrella» del año y se destacaron frente a la caída de las cotizaciones del dólar que se produjo a partir de los acuerdos de la Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los plazos fijos UVA, que permiten no solo no perder contra la elevada inflación (16,1% en el primer trimestre del año y del 55,1% en los últimos 12 meses), sino que además ofrecen un retorno real positivo, según la tasa ofrecida por los bancos (la mínima es de 1%).

Este tipo de inversión no ha parado de crecer en los últimos meses ante la incesante búsqueda de los ahorristas de resguardar el poder de compra de sus pesos, frente a la disparada de la inflación. De acuerdo con las cifras del Banco Central, estas colocaciones del sector privado acumulaban, hasta el 6 de abril pasado, un incremento nominal del 44,1%, hasta alcanzar un stock de casi $236.000 millones.

Los plazos fijos UVA se contratan por un mínimo de 90 días y permiten obtener una rentabilidad por encima de la inflación, según la tasa ofrecida por las entidades.

Existe la opción de precancelarlos antes de los 90 días, a partir de los 30 días, pero se recibe una tasa menor que la de un plazo fijo tradicional.

La diferencia con plazo Fijo tradicional es que este producto se contrata por un período mínimo de 30 días y cuenta con una tasa mínima garantizada, establecida por el BCRA para los ahorristas minoristas.

Fuente: Con información de Ámbito y El Cronista