Madre “adictiva” alquila su vientre y espera al décimo bebé: “Es el mejor trabajo del mundo”

La inglesa Laura McCarthy tiene cuatro hijos propios y cinco para parejas que no pueden concebir.

Laura McCarthy, de 33 años,es una ciudadana oriunda de Huddersfield, Reino Unido, y desde hace 15 años es madre de cuatro hijos propios y de otros cinco que tuvo por medio del alquiler de su vientre, para ayudar a parejas que no podían ser padres. «Me convertí en una madre adictiva», dice. Tomó la decisión después de ver un programa de televisión sobre las mamás sustitutas.

Así ofreció su vientre durante nueve meses por primera vez hace 11 años. Y afirma que la sensación de entregar al bebé y ver el amor instantáneo e incondicional de la pareja por el niño puede ser adictivo.

Todos sus embarazos subrogados se hicieron por fertilización in vitro (FIV), lo que significa que el óvulo fertilizado de la pareja se implanta en el útero de Laura, por lo que genéticamente ninguno de los bebés es suyo, cuenta el diario Mirror.

«Me encanta ser madre, es el mejor trabajo del mundo y me encanta poder ayudar a alguien a cumplir su sueño de ser madre».

Hablando del momento en que puede entregar al recién nacido a los futuros padres, dijo: «Una vez que ves al bebé en sus brazos, puedes ver ese amor incondicional de inmediato. Vale la pena. Ese sentimiento puede ser un poco adictivo.» Inspirada en un programa de televisión, Laura es mamá de Abril (13), Rowan (11), Ada (6) y Eira (2), y decidió convertirse en sustituta por primera vez después del nacimiento de sus dos primeros hijos.

“Ese amor incondicional que sentí, pensé en la suerte que tenía de tener eso y entonces pensé que si podía ayudar a los demás, ¿por qué no? 

«Una vez que tengan la edad suficiente, sabrán quién soy y que crecieron en mi panza», dijo.

Recientemente Laura dio a luz al quinto y decidió su próxima aventura: tener un décimo bebé para un hombre soltero con un óvulo donado, pero aún no ha quedado embarazada ya que debe perder unos kilos tras el parto y darse tiempo para recuperarse.

«Habiendo tenido nueve bebés, y definitivamente queriendo más, no podía arriesgarme a tener un décimo mientras tenía tanto sobrepeso debido a los factores de riesgo asociados».

A conocer a los padres

Antes de comenzar el proceso, Laura conoce a los futuros padres con los que va trabajando y se mantiene en contacto después, y agrega que cuando los niños tengan la edad suficiente se les dirá cómo nacieron.

«Una vez que tengan la edad suficiente, sabrán quién soy y que crecieron en mi barriga». Laura agrega.

Laura cuenta que existen conceptos equivocados sobre la subrogación de vientre, incluidos los mitos de que las madres sustitutas ganan mucho dinero y la preocupación de que se apeguen al bebé.

«La gente piensa que estaría apegado al bebé. Por supuesto, quiero mantener a ese bebé a salvo, pero no tienes los mismos sentimientos que manifiestas hacia tu propio hijo cuando estás embarazada del de otra persona», dice.

Según la ley del Reino Unido, no se puede pagar a los sustitutos excepto por gastos razonables como ropa y medicamentos.

«En el Reino Unido, la gestación subrogada es altruista. Los gastos están cubiertos, como viajes y ropa de maternidad». Laura dice, y agrega que algunas personas hacen preguntas divertidas como «¿sabes para quién lo estás haciendo?».

«Sí, no tendría un bebé por un extraño». ella responde.

Pero hay algunas preocupaciones más personales para Laura, ya que el número de hijos que ha dado a luz se acerca a las «cifras dobles». Laura dijo: «Me preguntan eso. Es una pregunta sensata».

«Me gustaría seguir ayudando a las personas a tener su familia. Si mi cuerpo llega a la etapa en la que está luchando con el embarazo , o si tengo problemas de salud o el parto no va bien, ahí es donde se me marcará un límite, porque mis hijos necesitan una mamá».

McCarthy asegura que su familia la apoya en sus decisiones porque es algo que la hace feliz y se siente a gusto haciéndolo.

“Es tan normal para mi familia que se sorprenderán si no tuviera más. Mi madre es mi mayor apoyo con respecto a la subrogación. Ella me apoya en lo que hago (…) Hace 12 años, cuando comencé a hacerlo, tenían muchos conceptos erróneos. Se sorprendieron un poco y pensaron que no debería hacerlo. Vieron un viaje increíble con los padres y cómo fueron respetuosos conmigo”, afirmó a ‘Yorkshire Live’.

Fuente: Clarín