Murió el hombre baleado tras una discusión en la cola de un súper de Quilmes

Murió el hombre baleado tras una discusión en la cola de un súper de Quilmes

Estaba grave y hoy desde el Hospital Iriarte informaron que falleció a las 8.30 de la mañana.

Roberto Daniel Cavana, el hombre agredido por José María Scrocchi en la cola de un supermercado en Quilmes, falleció hoy a las 8,30 de la mañana. Se encontraba en estado reservado y con respirador artificial. La información fue confirmada a Clarín por la dirección del Hospital Isidoro Iriarte, en donde estaba internado.

El hombre ingresó en urgencias con cinco tiros en su abdomen, con lesiones en los intestinos y mucha pérdida de sangre. Se encontraba en estado reservado, asistido por un respirador artificial y había sido estabilizado del shock hipovolémico.

«Hoy a las 7 hizo un paro cardiorrespiratorio, del que logró salir. Pero repitió otro a las 8. Se llevaron a cabo todas las maniobras de reanimación pero fue imposible salvarlo», explicó la doctora Mirta Benedetti, directora asociada del hospital. Fue dado por muerto a las 8,30. Benedetti detalló que, además de las graves heridas con las que ingresó al hospital, Cavana era obeso, diabético e hipertenso.

El incidente ocurrió el domingo por la mañana, cuando la víctima y su agresor hacían la cola en un supermercado Carrefour del centro de la ciudad bonaerense de Quilmes. Discutieron y Scrocchi le habría dicho a Cavana «te voy a agarrar afuera y te cago a tiros». Lo que finalmente hizo ante el estupor de los clientes y los empleados del lugar.

La causa estaba caratulada como «homicidio en grado de tentativa y portación ilegal de armas de fuego». En el transcurso de la mañana la UFI 03 de Quilmes la recaratuló como «homicidio» y ordenó el traslado del cuerpo de Cavana a la Morgue Judicial para realizar la operación de autopsia correspondiente, según informaron fuentes de la policía bonaerense a Clarín.

Según dijo Gustavo Trimarchi, abogado de Scrocchi, su defendido «no se encuentra ubicado en tiempo y espacio. Está completamente desorientado». Dijo que es «insulino dependiente, tiene antecedentes cardíacos y problemas psiquiátricos». De esta manera busca atenuar la responsabilidad de Scrocchi, pero por supuesto todas estas características tendrán que ser evaluadas y determinadas por la Justicia.

En diálogo con el canal TN, Trimarchi contó que Scrocchi «no contesta cuando le hablan, mira hacia el techo o hacia el suelo. Ingiere un montón de medicamentos y hace 30 años que nadie ingresa a su casa, incluido un hijo al que no ve, desde todo ese tiempo. Vivía solo con un perro de raza pitbull», aseguró.

Fuente: Clarin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.