Quieren vacunar primero a docentes rurales en marzo

Es una de las prioridades fijadas para garantizar las clases presenciales en el campo mendocino, donde los estudiantes sufrieron las consecuencias negativas de la falta de enseñanza por el aislamiento.

«Vivir en los puestos de La Payunia, en Malargüe, en medio de una pandemia es un desafío que también están viviendo varias familias, sobre todo los niños que no están asistiendo a la escuela«. La cita es de un informe del área de comunicación oficial en abril del año pasado cuando la pandemia de coronavirus comenzaba a crecer en Mendoza.

Ese texto intentaba reflejar los esfuerzos de las personas que viven en las áreas rurales donde se vive para vivir y se trabaja para existir a través de las actividades del campo agreste mendocino. En ese contexto la educación es un vínculo extraordinario con el mundo externo. Eso también lo refleja bien el documental certero y bello de Tato Moreno «Arreo».

Este prolegómeno es para entender que el servicio educativo es estratégico para estas comunidades alejadas de las áreas urbanas por lo cual el modo de enseñanza debe ser adecuado a este contexto y por eso funcionan tan bien, en tiempos no pandémicos, las escuelas albergues donde se hace carne la idea de comunidad educativa.

Dicho esto entonces es lógico lo que expresó la intendenta de Santa Rosa Flor Destéfanis luego de reunirse junto a sus colegas de los demás departamentos con el gobernador Rodolfo Suarez para tratar el inicio de las clases presenciales en las escuelas y además el rediseño del Impuesto Automotor.

Vulnerables

La jefa comunal anticipó que el comienzo de las clases en las escuelas albergues será a partir del 15 de marzo, dos semanas después de lo previsto para el resto de las escuelas. La razón es para dar más tiempo a que lleguen vacunas contra la Covid-19 para inmunizar a los docentes de estos lugares.

En la Dirección General de Escuelas (DGE) saben que los estudiantes de estos parajes fueron los que sufrieron el aislamiento y el retraso del aprendizaje son los que quedaron en «vulnerabilidad» educativa y son quienes necesitan retornar a la presencialidad.

Por eso maestros y maestras que conviven con sus alumnos necesitan la coraza sanitaria para intentar no cortar la marcha del proceso de aprendizaje que ya fue interrumpido desde el inicio de la pandemia cuando se decidió el aislamiento preventivo.

Destéfanis reveló que se había fijado esta prioridad de acuerdo a las expectativas de las llegadas de más vacunas Sputnik V (para eso vino Carla  Vizzotti) que ahora son bien vistas por la comunidad científica occidental.

Fuente: Mendoza Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Sanrafaelino

Noticias de San Rafael Mendoza

El Sanrafaelino

Comunicate con la producción:
Tel./WhatsApp: +54 9 260 480-7320
Director: Fabián Segura
Puedes reportar una noticia, anunciar en nuestro sitio o bien para consultas generales.