Separarán a siete penitenciarios por el ataque a la fiscal Claudia Ríos

Separarán a siete penitenciarios por el ataque a la fiscal Claudia Ríos

Así lo solicitó la Inspección General de Seguridad. La resolución involucra a los guardias que participaron de todos los movimientos de traslado del reo desde que salió de la cárcel de Almafuerte.

La Inspección General de Seguridad (IGS) solicitó este miércoles el pase a disponibilidad de siete agentes penitenciarios que participaron de todos los movimientos de trasladado del preso que atacó con una chuza a la fiscal de Homicidios Claudia Alejandra Ríos durante una audiencia en el Polo Judicial.

Se trata de los agentes que tuvieron contacto con el reo agresor, Hugo Eduardo Arredondo Suárez, desde que salió la mañana de esta jornada del módulo 5.4 de máxima seguridad de la cárcel de Almafuerte hasta su llegada al edificio Estrada, la Estación Transitoria de Detenidos y Aprehendidos, que se encuentra en el mismo complejo ubicado hacia el oeste de la penitenciaría de Boulogne Sur Mer de Ciudad.

La IGS entendió que los guardiacárceles que estuvieron involucrados en el transporte de Arredondo y los otros dos internos que comenzaron a ser juzgados por acuchillar a otro interno en el 2019, deben ser apartados mientras se desarrollan investigaciones administrativas y penales por el conmocionante hecho.

De base, los investigadores judiciales (la causa quedó en manos de la fiscal Andrea Lazo) creen que se está frente a un caso de negligencia de los penitenciarios porque no realizaron una requisa profunda en cada paso o movimiento que dieron los internos desde que salieron esposados del penal lujanino después de las 8, pero no descartan la existencia de convivencia.

“Se está analizando cómo fue la requisa cuando (Arredondo) salió de Almafuerte. Cuando subió y bajó de un vehículo de trasladado. De su llegada a Estrada y el ingreso a la Sala 15 del Polo Judicial, la más grande de ese edificio”, detalló una fuente consultada por El Sol.

El organismo dirigido por Marcelo Puertas avanzó rápidamente con el pedido de pase a disponibilidad después de ocurrido el ataque, pasadas las 10.30, y los guardias serán separados en las próximas horas, lo que significa que pasarán a cobrar poco menos del 50 por ciento de su salario. “Mañana ya no estarán en sus puestos”, confiaron las fuentes.

Arredondo, quien pasa sus días encerrado con pena unificada de prisión perpetua por asesinar a dos hombres -uno de ellos, compañero de pabellón en el cárcel de Almafuerte-, comenzó a ser juzgado por acuchillar a otro reo en el 2019 con otros dos internos en el banquillo de los acusados y cuando la audiencia ya se había iniciado abordó a la magistrada y a una estudiante de Derecho que se encontraba presenciando el proceso oral.

Fuente: Elsol